fbpx

 

Filtros físicos y filtros químicos.

 

¿Son todos los protectores iguales? La respuesta es no. En el mercado encontramos diferentes tipos de protectores solares según el filtro de protección que posean y pueden ser físicos, o filtros químicos.  ¿Cómo te puede afectar a la piel y cuál es el que mejor se puede adaptar a ti? La respuesta está en los ingredientes…

Los protectores solares con un filtro solar físico son aquellos que contienen en su composición diversos minerales como el óxido de titanio, el óxido de zinc, mica, talco o el óxido de hierro. Crean una capa protectora sobre la piel, a modo de escudo o pantalla, haciendo que la radiación solar (UVA, UVB e infrarrojos)  se refracte, evitando que los rayos lleguen a la piel.

Lo bueno de estos filtros naturales es que no suelen provocar ninguna reacción fotoquímica y suelen ser mejor toleradas por las pieles sensibles. Por lo tanto son las más aconsejadas por los dermatólogos si se tiene una piel reactiva, alérgica o con problemas. También son las más aconsejadas para los bebés (a partir de los 6 meses) y para los niños.

Estos filtros también son los más recomendados para usar sobre pieles que hayan sido tratadas con láser o técnicas químicas. También se recomienda su uso para persoanas que tengan alguna cicatriz reciente por la alta sensibilidad de la piel y porque se pueden crear pigmentaciones.

El otro tipo de protector solar es aquel que posee un filtro solar químico en su composición. Este tipo de protectores están formulados con compuestos químicos como la oxibenzona, octocrileno, octisalato o avobenzona, entre otros. Estas sustancias se activan cuando incide la radiación UV sobre ellas, provocando una reacción fotoquímica que es la encargada de proteger la piel de las radiaciones solares.

El inconveniente de estos filtros químicos es que pueden provocar irritaciones ya que la absorción de este tipo de moléculas si bien no se consideran nocivas, pueden no ser bien toleradas por algunas pieles pudiendo provocar alergias e irritaciones cutáneas.

La radiación ultravioleta (UV)

Es la energía emitida a longitudes de onda menores que la correspondiente a la luz visible por el ojo humano. Comunmente proviene del Sol. La radiación ultravioleta es tan energética que la exposición de la piel humana a los rayos ultravioletas predispone al desarrollo de enfermedades en la piel y envejecimiento prematuro.

  • UVA es la energía emitida a longitud onda entre 320 y 400 nm., está cercana al espectro visible por el ojo humano, es la que provoca el bronceado, excitando los melanocitos que producen melanina para proteger la piel.
  • UVB es la energía emitida a longitud de onda entre 280 y 320 nm.. Esta es absorbida casi en su totalidad por el ozono, la pequeña cantidad que llega a la tierra puede dañar el ADN y favorecer el fotoenvejecimiento, causar enfermedades de la piel y daños oculares.

El dióxido de titanio.

Esbeltia, emplea un filtro solar físico, dióxido de titanio, un fotoprotector mineral, natural frente a los rayor UVA y UVB. Este compuesto hace una película o pantalla en la piel, evita que los rayos penetren,absorbiendo parte de la luz solar y protege la piel y no contiene nanopartículas.

Esbeltia ha optado por una protección básica, se recomienda poner protección más alta para mayor tranquilidad frente a dichos rayos UV.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies