Tónicos caseros

Los tónicos naturales hacen maravillas por nuestra belleza y puedes aprovechar todos los ingredientes frescos que tienes en tu casa para preparar tónicos sencillos y muy efectivos.

Es importante escoger un tónico adecuado para cada tipo de piel: normal, seca, mixta, o grasa.

Piel seca y madura

  • 100 ml de agua destilada o hidrolato de rosas
  • 10 ml de aceite de oliva
  • 5 gotas de aceite esencial de incienso o geráneo
  • 1 gramo de vitamina E y esbeltia

Piel sensible

  • 100 ml de agua destilada o hidrolato de rosas o jazmín
  • 10 ml de aceite de sésamo
  • 5 gotas de manzanilla romana
  • 1 gramo de vitamina E y esbeltia

Piel mixta

  • 100 ml. de agua destilada o hidrolato de lavanda
  • 5 ml de aceite de pepita de uvas
  • 4 gotas de aceite esencial de romero
  • 1 gramo de vitamina E y esbeltia

Piel grasa

  • 100 ml de agua destilada o hidrolato de tomillo o romero
  • 5 ml de aceite de pepita de uva
  • 3 gotas de árbol del té
  • 2 gotas de aceite esencial de hamamelis
  • 1 gramo de vitamina E y esbeltia

Tónico para después del afeitado

  • 75 ml. de agua destilada
  • 5 ml. de aceite de oliva
  • 50 ml. de agua de rosas
  • 3 gotas de aceite esencial de enebro
  • 2 gotas de aceite esencial de manzanilla romana
  • 1 gramo de vitamina E y esbeltia

Tónico para la almohada y la ropa de cama (es conveniente probar, puede manchar la ropa)

  • 100 ml. de agua destilada
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 3 gotas de aceite esencial de valeriana

(La valeriana y la lavanda estimulan el sueño profundo. No poner en niños menores de 12 años, ni en mujeres embarazadas)
Todos los tónicos tienen que probarse 48 horas antes de su aplicación y tener cuidado con los ojos.